ALCAZAR_TOLEDO_SPAIN

EL ALCÁZAR DE TOLEDO

El Alcázar de Toledo se encuentra en la zona más alta de la ciudad de Toledo, teniendo sus orígenes más remotos en la época romana.

En el siglo III fue un palacio romano donde, tras la reconquista de la ciudad, establecieron el pretorio, sede del magistrado o pretor. Durante la época visigótica el rey Leovigildo estableció su capitalidad en el año 568.

Cuando Carlos I regresó a España desde Alemania, convocó en 1525 las Cortes en Toledo y se alojó en el Alcázar, donde discutió con la hermana de Francisco I de Francia su rescate, ya que estaba prisionero en Madrid.

Durante la Guerra de Sucesión sufrió su primer incendio por las fuerzas austríacas en 1710. Años más tarde, en 1774, el arzobispo Francisco de Lorenzana propone que se iniciará su restauración, la cual se llevó a cabo bajo la dirección del arquitecto Ventura Rodríguez. Este fue el primer incendio de una serie que sufrió.

La reina Isabel II cedió parte del alcázar para que instalara en él el «Colegio de Infantería». Por esas fechas se realizaron los estudios necesarios para reedificar el edificio, pero la revolución política de 1854 paralizó las obras. En 1867 Toledo recibió con alborozo la noticia de que el alcázar fue reedificado y comenzó a hacer las obras el 2 de julio de ese mismo año. El año siguiente -1868- tiene lugar la revolución que destronó a la reina Isabel II y como consecuencia de eso las operaciones se marcharon con mucha lentitud. Cuando se acabó la reconstrucción, se destacó por su belleza, los salones se destinaron a la “Cámara Real”, el “Salón de Honor” y el “Salón mudéjar”.

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) fue utilizado por el coronel José Moscardó como punto defensivo y de resistencia de la Guardia Civil y resultó casi totalmente destruido por las tropas leales a la Segunda República y los militares, durante un asedio que duró setenta días, del 22 de julio al 27 de septiembre de 1936. Fue liberado ese día por las tropas al mando del general José Enrique Varela y visitado al día por Francisco Franco, jefe de las tropas sublevadas. La propaganda franquista convirtió el asedio del alcázar en un símbolo del heroísmo durante la guerra.

En octubre de 1998 se convirtió en la sede de la Biblioteca de Castilla-La Mancha, que se creó integrando los fondos y servicios de la Biblioteca Pública del Estado en Toledo (hasta ahora en la Casa de la Cultura, en la parte trasera del Museo de Santa Cruz) con la Biblioteca Regional (hasta ahora en el Palacio de los Condes de Oñate).

A partir de julio de 2010 es sede del Museo del Ejército procedente del antiguo Salón de los Reinos de Madrid. Aún así pueden verse balas perdidas de la Guerra Civil incrustadas en las paredes del alcázar.

La imagen real es de un imponente edificio con cuatro fachadas, cada una con un estilo artístico diferente y que tiene otros usos, entre otros: Academia de Infantería, Museo del Ejército y la Biblioteca Regional de Castilla-La Mancha.

En la Actualidad alberga El museo del Ejército, instalado en dos edificios: el histórico Alcázar y el nuevo planeta, unidos por los restos hallados en las excavaciones arqueológicas realizadas para la ampliación.

La Biblioteca de Castilla La Mancha situada en la planta 4, abrió sus puertas el 16 de octubre de 1998. Dotada de modernas instalaciones y variados servicios, Biblioteca de Castilla y León, Biblioteca de Castilla y León la Colección Borbón-Lorenzana y unas magníficas instalaciones con más de 380.000 volúmenes.

Tags: No tags
0

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *