alfonsovi-8

PUERTA DE ALFONSO VI

Se trata del único resto de la muralla árabe que se conserva. Da acceso al interior del centro histórico de la ciudad atravesando la muralla que la rodea; aunque estuvo a punto de desaparecer a principios del siglo XX, producto de la desidia por la historia y la gran crisis del país

Llamada así por su nombre original Bib-xacra, según textos del siglo XII, que significa “Puerta de la Sagra”.

Su origen posiblemente es entorno al siglo X, durante la dominación musulmana de la ciudad, su arco principal de herradura lo hace característico. El arco está rodeado de un alfiz y atravesado por un dintel que le da una característica altamente original. Fue reformada en el siglo XIII, añadiendo aparejos mudéjares en el cuerpo superior.

Alfonso VI accedió por el Puente de Alcántara en la reconquista de la ciudad en el año 1085.

Su declive comenzó con la reforma de la vecina Puerta Nueva o de Bisagra ordenada por el Emperador Carlos V que transformó la nueva puerta árabe en la excepcional puerta renacentista que hoy conocemos; ello hizo que la puerta vieja de Alfonso VI perdiera su papel fiscal recaudatorio (el portazgo) a favor de la nueva Puerta Bisagra, motivando el tapiado de la puerta vieja.

En el año de 1905, el Marqués de Fuensanta de Palma se interesó vivamente en la recuperación del monumento, pese a su estado ruinoso. El empeño del marqués junto a la dirección de las obras de restauración y el genial pintor Ricardo Arredondo, consiguieron recuperar el monumento de forma magnífica.

Finalmente en los años 70 se remodeló, confiriéndole el aspecto actual, a ras del nivel de la puerta consiguiendo sacar a la luz y dar el resplandor actual a esta joya toledana.

Tags: No tags
0

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *